Aunque normalmente la mayoría de la gente ya puede experimentar orgasmos entre los 10 y 15 años de edad, hay una cierta polémica sobre cuándo se puede comenzar a experimentarlos. Durante la mitad del siglo XX, numerosos psicólogos y antropólogos han descrito un amplio abanico de respuestas sexuales en los niños, entre las que incluye el orgasmo.

De hecho, tanto los niños como las niñas suelen explorar sus genitales, y ese tipo de autoestimulación táctil puede ocasionar reacciones musculares que son difíciles de distinguir del orgasmo de los adultos. Sin embargo recientemente se han llevado a cabo algunos estudios no controlados, sobre la respuesta sexual infantil incluyendo el orgasmo. La red nerviosa (neural) necesaria para muchas respuestas sexuales existe y es funcional desde la primera infancia, y la erección del pene puede darse incluso en el feto humano (es decir, dentro del útero). No obstante, cuando los niños pequeños experimentan lo que parecen respuestas de tipo orgásmico, dichas respuestas no van acompañadas de eyaculación, ya que estas requieren la presencia de andrógenos (como la testosterona), una hormona sexual que no se encuentran presentes en suficiente cantidad como para que se produzca la eyaculación antes de la pubertad.

Terapia Cuerpo Mente © 2020 All rights reserved. Design by L'Agència Grup