También llamados Multiorgasmo, es la obtención de múltiples orgasmos que suceden uno detrás de otro, con intervalos de separación entre unos pocos segundos y unos pocos minutos.

Para poder comprender mejor si una persona es multiorgásmica, es importante conocer las fases de respuesta sexual humana.

Deseo sexual: se define como el interés que muestra una persona sobre la sexualidad, es decir, procede de nuestros pensamientos a la estimulación de los impulsos sexuales, estos pensamientos son inducidos por los órganos de los sentidos, en especial la visión.

Excitación: Es la repuesta anatómica y fisiológica que se produce como el resultado de una estimulación sexual que puede ser física o psíquica mediante pensamientos sexuales. La respuesta de excitación es un reflejo tipo neurovascular, donde la mayoría de los cambios que se producen son el resultado de un mayor flujo de sangre a los órganos genitales, también se producen cambios que afectan al organismo en su totalidad.

• En la mujer, aparece lubricación vaginal, que puede aparecer entre los 10 y 30 segundos después de haberse iniciado la excitación, los dos tercios internos de la vagina se expanden y se produce una vasocongestión de los labios mayores y menores y un aumento del tamaño del clítoris, para facilitar la excitación.
• En el hombre, un aumento significativo en el nivel de testosterona en la sangre, y el signo físico más destacable es la erección del pene y los testículos se aproximan más al cuerpo y aumentan ligeramente de tamaño.

Fase de meseta: es un estadio de alta tensión o excitación, a lo largo del cual puede producirse un grado de excitación que puede alcanzar un orgasmo, en los dos sexos se da un aumento de la respuesta nerviosa simpática, lo que provoca la elevación de la tensión muscular, de la respiración, presión y ritmo cardiaco.

• En la mujer se produce una intensa vasocongestión y prepara la plataforma orgásmica, que estrecha un 30% o más la abertura vaginal, el útero se eleva y el clítoris se retrae contra el hueso púbico. Los labios menores se agrandan ostensiblemente, la arola mamaria se agranda y aparece rubor sexual.
• En el hombre, aumenta levemente el diámetro del glande, hay una hinchazón en los testículos, y su elevación total indica la inminencia del orgasmo.

Fase de orgasmo: es la fase más corta del ciclo de respuesta sexual, la duración varia en la mujer puede durar aproximadamente entre 7 a 15 segundos y se caracteriza por unas contracciones rítmicas simultáneas del útero, tercio exterior de la vagina y esfínter anal.

El orgasmo en el hombre es más corto puede durar aproximadamente de 3 a 8 segundos, los conductos deferentes así como la próstata y las vesículas seminales inician una serie de contracciones que impulsan el semen dentro del bulbo de la uretra, experimentando una sensación de inevitabilidad eyaculatoria, tras lo cual se produce la eyaculación, durante la misma el cuello de la vejiga se cierra herméticamente para que el semen fluya y no se produzca mezcla con la orina.

Fase de resolución: durante esta fase los cambios fisiológicos y anatómicos que aparecen vuelven a su estado normal previo a la excitación, y además se acompaña de una sensación de relajación y de bienestar.

Muchas mujeres tienen una aptitud Multiorgásmica, la posibilidad de alcanzar uno o varios orgasmos sucesivos sin deslizarse del nivel de meseta de la última fase de excitación sexual, son capaces de mantenerse excitadas durante más tiempo y estar relativamente preparada para tener otro, ellas no tienen periodo refractario que se produce en los varones después de haber eyaculado.

No todo el mundo disfruta de múltiples orgasmos cada vez que tiene sexo, porque en la mayoría de los casos, se necesita práctica. Lo importante es conseguir cierta sintonía con nuestro cuerpo a ir averiguando lo que nos funciona, se recomienda realizar exploraciones a menudo, tanto en solitario como acompañado de su pareja y probar cosas nuevas para descubrir cuales conducen y cuales no hacia nuestro propio placer.

Como consejo te recomiendo que dejes de centrarte en el orgasmo como un objetivo y el fin de todo y ver que las relaciones sexuales son algo más, si nos obsesionamos con llegar al orgasmo no solo se puede complicar la posibilidad de tener uno, también de tener múltiples orgasmos, la presión y la ansiedad pueden llegar incluso impedir alcanzar uno.

A través de la masturbación, es posible conocer las zonas y movimientos que te faciliten la llegada del orgasmo, de hecho la autoexploración es uno de los secretos para lograr orgasmos múltiples tanto en solitario como con tu pareja.

Leave a comment

veinte − ocho =

Terapia Cuerpo Mente © 2021 All rights reserved. Design by L'Agència Grup